Y después la calma

Y después la calma, porque siempre sale el sol…